324 Views |  Like

La moda de los alimentos libres de grasa

Los alimentos libres de grasa se han convertido en un fenómeno. Dondequiera que vayas verás indicaciones que rezan “libre de grasa” para sugerirte que la comida que vas a tomar es más saludable y no engorda. Muchos de nosotros creemos que estos alimentos funcionan y al final ganamos esos kilos de más sin saber por qué.

Lo cierto es que ingerir grasas no significa necesariamente que se traduzcan en kilos de más. La grasa tiene más calorías por gramo que muchos otros ingredientes, por lo que tomar mucha grasa significa simplemente consumir mucha más energía. Si el cuerpo no transforma esta energía con el ejercicio la guardará como reserva y por tanto se convertirá en capas de grasa y en kilos.

Pero volvamos a los alimentos sin grasas. Como de entrada son menos sabrosos que los alimentos con grasa, la industria alimentaria suele añadir azúcar y otros ingredientes extra para compensar. El azúcar procesado es una fuente de energía de muy baja calidad, de hecho, el cuerpo sólo puede utilizar esta energía durante un tiempo muy corto después de consumida. Y dado que la mayoría de nosotros no vamos a correr justo después de consumir azúcar, el cuerpo no podrá hacer otra cosa con esa energía extra que convertirla en grasas.

Porque es así: el azúcar se convierte en grasa en nuestro cuerpo. Mucha gente no se da cuenta de eso o simplemente no lo sabe. Por tanto, el consumo de alimentos libres de grasa pero ricos en azúcar no es diferente de consumir alimentos con mucha grasa o simplemente de consumir mucha grasa y calorías.

El cuerpo es una máquina asombrosa y muy eficiente. La energía que no puede usar o no necesita la reserva para el futuro, y la forma en que el cuerpo guarda energía es mediante la generación de capas extra de grasa.

Para concluir, es importante entender que los alimentos libres de grasa no son equivalentes a alimentos sanos o que no engordan. Comprueba siempre la información nutricional de los alimentos que consumes para asegurarte de que no estás tomando demasiadas calorías o demasiado azúcar.

Es mejor tener algo de grasa en la comida y menos azúcar que demasiado azúcar y cero grasas. Como siempre, la mejor dieta es la que practica la moderación en la cantidad de alimentos y en su composición. Así que asegúrate de que tus calorías llegan de manera equilibrada a través de ingredientes nutritivos y no sólo de azúcar y grasa.